Principios Educativos

Proporcionamos un proyecto educativo a través de un proceso de Formación humano - espiritual, una educación integral y personal, que permite desarrollar la totalidad de cada ser humano y su dignidad como persona.

Lo anterior se ve plasmado a partir de la unión de los siguientes principios educativos:

Desarrollamos la inteligencia; apoyados en un currículo de estudio con proyectos de vanguardia. Se insiste prioritariamente en aprender a pensar y enseñar a aprender. Así, el alumno Montemar es el protagonista de su proceso de aprendizaje.

Educamos la voluntad; para que nuestros alumnos se capaciten en el buen uso de su libertad, actúen seguros en las diferentes circunstancias de la vida y busquen, por sobre todo, la verdad y el bien.

Educamos el espíritu; mediante una formación cristiana, guiada por las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia Católica, para que la fe recibida se transforme en principio rector de su ser y de actuar.

Educamos, junto a los padres, la grandeza del amor humano, ayudándoles a descubrir el sentido noble y limpio de la afectividad y la sexualidad en los planes de Dios.

Preparamos para el trabajo; mediante el espíritu de servicio a los demás.y el estudio bien hecho, con una visión trascendente de la vida, considerándolas como herramientas primordiales para alcanzar la perfección humana y el desarrollo social.

Enseñamos a vivir y a convivir, mediante la formación del carácter y el desarrollo de la personalidad de cada alumno, a través del cultivo de las virtudes humanas.

Desarrollamos las condiciones físicas y deportivas, que fomentan y refuerzan valores humanos, como la sana competencia, la fortaleza y la constancia.

El Colegio Montemar entiende que la obtención de sus objetivos institucionales sólo es posible en una estrecha relación Familia-Colegio, de manera de fortalecer el trabajo conjunto de padres de familia, profesores y alumnos.